13 jun. 2011

Cojines vacunos y un gato colado

Ahora les enseño estas bonitas vacas hechas cojines, me parecen muy simpáticas, e ideales para decorar algún rincón especial del hogar, aparte que me resultan muy pachoncitas para abrazarlas : )



Y siguiendo con la muestra de cojines, también les muestro este cojín de gato, que si bien ya había puesto anteriormente fotos de este modelo, ahora les presento este con una combinación de colores diferente.


5 jun. 2011

Que Monita

Después de mucho pensarle y darle vueltas al asunto he sacado un nuevo diseño... Ahora se trata de una pequeña monita que me parece de lo más pícara y juguetona... ¿qué les parece? muy pronto sacaré la versión del monito, ya saben que casi siempre saco la versión masculina y femenina de cada uno de mis personajes.. :)

1 jun. 2011

Resultados del concurso

Como el concurso que realice no tuvo mucho éxito y sólo tres personas participaron enviando sus cuentos y dibujos, decidí que los tres serían ganadores, y los tres recibieron su panda, como premio a su esfuerzo y sobre todo al aprecio que tienen a lo que hago y quiero, y bueno aquí tienen los trabajos de estas tres personas... Aclaro que el orden en que los presento nada tiene que ver con un primer o tercer lugar, ya que todos fueron para mí los primeros...

Ella es Tania Vargas


y este es su cuento:

El mundo Mágico de Yamuhshi

Hace mucho, mucho tiempo, cuando los colores de la naturaleza eran más brillantes, los verdes del campo, los azules del cielo y lo blanco en lo alto de las montañas. Donde la, maldad no tenia cabida existía un lugar muy místico una aldea rodeada de cosas mágicas, abundante comida, amor, amabilidad y grandes aventuras; su nombre era Yamuhshi.

En Yamuhshi vive todo tipo de ser mágico ni uno es igual a otro ya que cada uno es especial, cada uno fue creado con gran amor y dedicación. Todos ellos eran amigables y llenos de color, jugaban entre los árboles y chacoteaban en el río, todo marchaba con gran naturalidad, pero un día recibieron nuevos amigos muy singulares por tener dos colores: negro con blanco, a la llegada a la aldea de Yamuhshi todos fueron a recibirlos estaban entre todos los más conocidos por todos: pequeño Goyito, los mini Morokos, Lorenzo, el Gato Viajero, la familia gatuna, la Sra. Koala, las Matrioshkas, entre muchos más.

Todos los recibieron con gran emoción llevaban pasteles de todos colores, bebida de frutas naturales, terrones de azúcar y chocolate y dulces de corazones.  Todos los habitantes de Yamuhshi festejaban alegres y decidieron ponerles por nombre “Los pequeños Pandis” mientras que la gran maestre escogiera su nombre.

Uno de los Pandis se sentía triste ya que no veía color alguno en su vestir, él quería ser brillante y lucir de color, se sentaba a la orilla del río para ver su reflejo y no encontraba nada más que el color blanco y negro…

Al termino de la fiesta todos se fueron a sus hogares ya que los tres grandes gatos guardianes de Yamuhshi les avisaban la hora de ir a dormir y los acompañaban a sus cabañitas. Los tres grandes gatos son las mascotas preferidas de la gran maestre Dani-Elá reina de Yamuhshi. Dani-Elá es la encargada de darle vida a los seres mágicos que habitan en la aldea y sus tres grandes gatos se encargan de cuidar de ellos. Sus nombres son Niko, Moroko y Cyan. Niko acompaño a la mitad de los seres a sus lindas casas, Moroko acompaño al resto y se cercioro de que todo estuviera bien, Cyan fue a ver al pequeño Pandi que estaba a la orilla del río pensativo y con su semblante triste.

Cyan se le acerco y le pregunto: ¿Qué tienes amiguito? Ya es hora de ir a dormir no puedes quedarte aquí solito, el Pandi respondió: No estoy solito mi hermanita está conmigo, Cyan le contesto:- tu hermanita ya esta camino a casa Moroko la acompaña te has quedado aquí solito, vamos te acompaño y si quieres mientras caminamos me cuentas porque tienes esa carita tan larga. Pandi acentuando con la cara acepto.

De de regreso a casa pisaban con fuerza las hojas secas de los árboles ya que cuando las pisaban sentían cosquillitas en sus patas jugueteaban y reían pero de un de repente Pandi se detuvo y Cyan le pregunto ¿Qué te sucede? ¿Te sientes bien? Creo que es hora de platicar sobre lo que te sucede…vamos que esperas.

Pandi: Bueno ¡¡mmmm!!Es que yo!! Mmm. ¿Te puedo hacer una pregunta?
Cyan: ¡¡ Claro!!
Pandi: eres toda negra no tienes más color, ¿no te sientes extraña siendo tan oscura?.
Cyan: Nooo para nada mi color es hermoso y muy especial soy feliz con el por que mi color también brilla con intensidad.
En ese momento a Cyan le dio un rayo de luz de luna y brillaba su pelaje como pequeñas estrellas.
Pandi: ¡¡¡¡woooo!!! Es hermoso ¿Cómo lo haces brillar?
Cyan: Mmmm ¡¡No se!! Mmm creo que no me preocupo por eso, yo prefiero disfrutar de la vida, lo maravilloso de vivir, comer, correr, jugar, dormir y estar con mi ama Dani-Elá, me siento feliz y creo que lo que brilla es el reflejo de mis sentimientos.

Pandi se quedo pensativo y miro sus patitas y se dijo a sí mismo no brillo, no brillo, ni el blanco, ni el negro brillan en mi. Cyan se percato de lo que estaba sucediendo y le dijo: -mañana al amanecer habrá un gran desayuno en honor a ustedes por motivo de su llegada a nuestra aldea, todos estaremos presentes y Dani- Elá vendrá a festejarlos, así que antes de venir te miraras en el río y veras tu reflejo, en el veras más profundo, tratando de ver tu corazón, y así veras de qué color es tu corazón.

Pandi: no se si yo pueda…
Cyan: no se diga nada más que ya llegamos a tu hogar, duerme que mañana será un día especial
Pandi:- si está bien lo intentare

Pandi paso por la recamara de su hermana mientras ella dormía plácidamente con una enorme sonrisa. El fue directo a su camita eh intento dormir, al principio no podía, ya que inquieto se sentía por lo que Cyan le había aconsejado, además de que por la mañana vería a Dani- Elá, en cuanto las luces anuncien que el día llegado.

Por fin se quedo dormido y llego el día esperado. En la mañana muy tempranito ya estaba todo listo, todos contentos esperando la llegada de Dani-Elá y los tres grandes gatos. Los pequeños Pandis salieron y enseguida un gran aplauso se escucho sonar; la pandi estaba feliz y su hermano trataba de esforzarse por sacar una pequeña sonrisa. A lo lejos en el cielo se veía que descendía Dani-Elá y los tres grande gatos, el Pandi recordó lo que Cyan le había dicho, en ese momento corrió al río y se miro en el, al no ver nada diferente al otro día se quedo pensando y en su interior se escuchaba una vos que le decía: Mira dentro de tu corazón, mira dentro de tu corazón y comenzaron a brotar luces de colores, como un gran arcoíris brillante y segador que alumbraba todo Yamuhshi, el Pandi sintió gran alegría y se dijo a sí mismo: ¿Qué es esto?, es ¡¡¡maravilloso!!!, me siento muy feliz, mi corazón está lleno de color, en ese momento llego Dani –Elá y le dijo: Por fin amiguito has encontrado tu yo interno.

Pandi: - Sí este soy yo… este es mi verdadero yo lleno de color.
Dani-Elá: - Así es, estas lleno de color… yo te hice así pensando en todo lo brillante y colorido del mundo, debes de saber que del negro y el blanco nacen varios de los colores habidos y por haber, eres único, incomparable, brillas por si solo, solo necesitas creer en ti y brillaran por siempre tus colores.
Pandi:- Si, siento ese amor por el cual fui creado y sé que seré feliz y haré feliz al que esté a mi lado, ya que le compartiré la alegría de mi color.
Dani-Elá:- estoy muy feliz y esto hay que festejarlo, pero antes de comenzar, les eh traído un regalo, Es un collar de color azul para ti y uno rosa para tu hermana. Sean felices y que comience la fiesta.

Los pequeños Pandis se sintieron muy felices, comieron y jugaron con todos.

Y los colores de todos los seres mágicos de Yamuhshi comenzaron a brillar y aquí en la tierra un arcoíris comenzó a brillar.

Fin.


Él es Emilio Gúzman, el concursante mas pequeño : )



y este es su dibujo



Y él es Daniel Pérez


y su cuento:

La pequeña Cecilia esperaba todas las noches para escabullirse con sigilosa cautela entre las sabanas y deslizarse debajo de la cama, levanto con premura la tabla suelta del piso y asomo apenas el ojo izquierdo por la rendija, se apresuro a quitar la tabla un rayo de luz y un bambú se asomaron de prisa por el hueco que la tabla retirada había dejado en el suelo, Cecilia se deslizo por el bambú mientras bajaba podía ver como volaban palomas de raso con ojos de lentejuelas azules, un arcoíris hecho con encajes de colores se avistaba a lo lejos detrás de las montañas de algodón, llego al final del bambú y corrió a sentarse a los pies de un viejo roble de papel con hojas de popelina, mientras veía el paisaje desde árbol salto un gato viajero de fieltro café, que vestía un sweater naranja de estambre, y se acurruco con ternura entre sus brazos.

Cada noche Cecilia viajaba al país hecho de telas y papeles donde paseaba con el gato viajero y jugaba con un par de pandas que tenían una casa de estambre con ventanas de celofán, corrían todas las tardes entre los girasoles de organza y el pasto de fieltro que había en el jardín frente a su casa, corrían rodaban y daban saltos cantando alegres melodías, después de cenar, un poco de pan leche caliente Cecilia se quedo dormida en los brazos del panda que le cantaba una canción. A la mañana siguiente Cecilia despertó y tenía el pelo atado con el listón que el panda usaba en su garganta, el tiempo paso y Cecilia creció olvido el pueblo a donde escapaba cada noche para vivir sus incontables aventuras, conservaba el listón en un pequeño joyero de madera que guardaba en su tocador, pero había olvidado ya el porque significaba tanto para ella, esa tarde mientras paseaba por la calle encontró en un puesto de muñecos una pareja de pandas que le causaron por alguna razón que ella no comprendía nostalgia, los compro y los llevo a su casa, noto que a uno le hacía falta un listón en el cuello pero no presto importancia al detalle, se recostó y esa noche entre sueños recordó la tabla debajo de la cama el pueblo de telas y papeles a donde escapaba cada noche y recordó que se llamaba Yamushi, se despertó y de un salto se puso de pie y corrió hasta la repisa donde había dejado los pandas, los tomo y los llevo a su cama saco del alhajero el listo lo ato al cuello del panda y noto que la etiqueta decía Yamushi, todo le parecía muy raro pero en su mente ahora había recuerdos de añejos tiempos, el gato de fieltro el roble de papel busco debajo de su cama la tabla suelta y la encontró, pero solo había un pequeño bambú seco y dos hojas de árbol hechas con papel, decidió salir a buscar el puesto esperando que la chica que le había vendido pudiera explicarle lo que pasaba pero cuando llego descubrió que no existía el puesto le pregunto al señor del puesto contiguo y este le comento que jamás había existido un puesto en ese tianguis donde vendieran muñecos, Cecilia volvió a casa y aun con el asombro abrazo sus pandas y sintió como la imaginación y los sueños volvían a su corazón.

 
Finalizo agradeciendo a las tres personitas aquí mencionadas, gracias por haber participado y espero que disfruten su regalo que está hecho con cariño especial  : ) para cada uno de ustedes.